Servicios de Ciudadanía

La ciudadanía de los EE.UU. puede adquirirse ya sea por nacimiento o por naturalización posterior al nacimiento. Las personas nacidas fuera de los EE.UU. pueden adquirir la ciudadanía EE.UU. bajo ciertas circunstancias

Para preguntas sobre elegibilidad para convertirse en un ciudadano de los Estados Unidos, por favor póngase en contacto con los  Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU. (USCIS) en 1-800-375-5283 o visite https://www.uscis.gov/es

Un ciudadano estadounidense por nacimiento o por naturalización INA 301 (8 U.S.C. 1401), INA 310 (8 U.S.C. 1421) o un nacional de los EE.UU. que no es ciudadano americano INA 308 (8 U.S.C. 1408), 101(29) INA (8 U.S.C. 1101(29)) perderá la nacionalidad de los Estados Unidos (“expatriados”) mediante un acto legal de expatriación realizado por ella o él mismo como se define en INA 349 (8 U.S.C. 1481), o estatuto de predecesor, pero sólo si el acto se lleva a cabo (1) voluntariamente  y (2) con la intención de renunciar a la ciudadanía estadounidense.  La Corte Suprema ha dicho que (Afroyim v. Rusk, 387 EE.UU.  253 (1967) y Vance v. Terrazas, 444 EE.UU. 252 (1980)): una persona no puede perder la ciudadanía estadounidense a menos que él o ella renuncie voluntariamente a ese estado.

 

El Gobierno de Cuba trata a los ciudadanos estadounidenses nacidos en Cuba como ciudadanos cubanos y puede someterlos a una serie de restricciones y obligaciones. El gobierno de Cuba exige a los ciudadanos con doble ciudadanía cubano-estadounidense  que partieron de Cuba a partir del 1 enero de 1971 la utilización de un pasaporte cubano para entrar y salir de Cuba. El uso de un pasaporte cubano con este propósito no pone en peligro la ciudadanía en EE.UU.; sin embargo, dichas personas deben utilizar sus pasaportes estadounidenses para entrar y salir de los Estados Unidos. Los cubano-estadounidenses que partieron de Cuba antes de enero 1 de 1971 pueden viajar a Cuba con su pasaporte de EE.UU., pero debe solicitar una visa HE-11 en la Embajada de Cuba en los EE.UU. Las autoridades cubanas no siempre notifican a la Embajada de EE.UU. el arresto de personas con doble nacionalidad y pueden negar a los funcionarios consulares estadounidenses que tengan acceso a ellos.